La importancia de calzar unos buenos neumáticos

La importancia de calzar unos buenos neumáticos

Ir al taller es como ir al dentista: nadie va por gusto. Sin embargo, cuando se trata de ir a comprar zapatos nuevos, raramente ponemos pegas. Entonces, si para ti es importante ir bien calzado para no hacerte daño en los pies, ¿por qué no tendría que serlo llevar los neumáticos adecuados y evitar desastres?

Los neumáticos, además de soportar el peso de tu vehículo, son los encargados de absorber las irregularidades de la carretera y de transmitir la tracción y las frenadas. Estos, junto a otros motivos, son razones suficientes como para tenerlos en cuenta y moverlos hasta las primeras posiciones en nuestra lista de prioridades en cuanto a mantenimiento del vehículo se refiere.

SU IMPORTANCIA EN LA CARRETERA

Piénsalo fríamente: el neumático es la única parte de nuestro vehículo que está en contacto con el suelo. El desgaste de los neumáticos puede afectar negativamente al rendimiento de tu vehículo, ya que:

  • Aumenta la distancia de frenado
  • Aumenta el riesgo de pinchazos y reventones
  • Aumenta el riesgo de averías en vehículos de tracción total
  • Provoca una reducción del confort

Además, también es muy importante su correcto mantenimiento, ya que una presión inadecuada aumenta considerablemente el consumo de combustible o el riesgo de que se produzca un desllantado, sin olvidarnos de los más importante: reduce tu seguridad y la de tus acompañantes.

Unos buenos neumáticos, pues, son una garantía para un viaje seguro y cómodo.

APRENDIENDO A CUIDARLOS

Como todo, unos neumáticos revisados con regularidad tienen muchas papeletas para durar más, así que no te olvides de hacerles las revisiones oportunas cada cierto tiempo. Primero de todo, es importante que entiendas cómo detectar el desgaste de los neumáticos para que siempre sepas cuando realizar una correcta puesta a punto del coche.

¿Cómo saber que unos neumáticos están deteriorados?
  • El factor más importante a tener en cuenta es la profundidad del dibujo. Si la profundidad de los surcos es inferior a 1’6 mm (medida establecida por la Unión Europea) se produce una gran pérdida de agarre que afecta gravemente a la seguridad del vehículo y a la de sus ocupantes.
  • También se puede producir desgaste irregular reduciendo la adherencia de la rueda. Este desgaste puede ser un síntoma claro de un posible problema mecánico o de mantenimiento incorrecto, debido un mal alineado y equilibrado.
  • Un desgaste irregular en el centro del neumático. Es una consecuencia clara de un neumático que se ha desequilibrado. Habitualmente se manifiesta con una profundidad menor en los surcos del interior de la rueda que en los laterales.
  • Desgaste irregular de los hombros del neumático. También puede suceder que se produzca el efecto contrario. Es decir, que la profundidad de los surcos en la zona interior sea correcta y que el desgaste se produzca en la zona exterior del neumático. En caso de que éste fenómeno ocurra y los laterales presenten un mayor desgaste, será una clara señal de que es necesario equilibrar las ruedas.
  • La goma del neumático se arranca total o parcialmente. En ocasiones, el desgaste se puede producir de forma repentina con una goma que se deteriora y es arrancada de la superficie de la rueda. Esto, puede conllevar una pérdida parcial o total del dibujo. En estos casos, te aconsejamos sustituir inmediatamente los neumáticos.

Una revisión periódica al año te evitará muchos sustos de este estilo. Realizar el mantenimiento siguiendo las indicaciones del fabricante te resultará fundamental y conseguirás sacar partido a tus neumáticos mucho más tiempo.  

¿Cuáles son los daños más habituales en un neumático?
  • El neumático puede sufrir daños visibles desde el exterior que indican un posible deterioro en la estructura de la rueda. Estos pueden ser: pinchazos, deformaciones o la aparición de bultos.  
  • También puede producirse una rotura de la carcasa del neumático debido a la fatiga. En estos casos, el aspecto exterior del lateral puede evidenciar un problema. Puede producirse este tipo de roturas si la rueda es rasgada o golpeada con una superficie resistente debiendo soportar una fuerte presión.    
  • Presencia de daños localizados. Debido al uso, al clima o la situación de la carretera el neumático podría llegar a presentar cortes u otro tipo de daños en su estructura de forma localizada. Esto puede producirse tanto en el lateral como en la banda de rodadura.
  • Finalmente, tenemos la deformación de la carcasa del neumático. Esta deformación suele venir provocada por un impacto principalmente. Si éste es muy acusado, podría incluso acabar en una rotura con un posible reventón.
Nuestra recomendación para el cuidado de tus neumáticos

Algunos conductores descuidados, olvidan labores tan importantes como la de realizar una revisión periódica a los neumáticos. Esto suele producirse debido al desconocimiento o por simple dejadez. Si detectas cualquiera de estas anomalías en tus ruedas no la dejes pasar, la seguridad tuya y de las personas que te acompaña podría exponerse a peligros innecesarios y tu coche a daños caros de reparar.

Articulo original de Rodi Motor Services

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×